Mitos y Verdades de los Alimentos Geneticamente Modificados

Aunque no creo que sean realmente nocivos per-se, si pienso que el uso de ese tipo de productos es una situación que de salirse de control, como lo que esta sucediendo hoy en día, tendrá gran impacto en los ciclos productivos y alimenticios de la población en general, razones por las cuales no soy partidario de su uso, mas a sabiendas que la experiencia acumulada por la humanidad es mas que suficiente para cubrir las necesidades actuales y futuras; tampoco hay que decirse mentiras, los múltiples rife-rafes sobre los alimentos transgénicos o GMO (no las gafas, sino los Organismos Modificados Genéticamente, por su sigla en ingles), no solo son una disputa entre unos activistas emocionales pero ignorantes (un ejemplo ajustado al concepto aqui), contra unas inocentes multinacionales que apoyan unos muy independientes y muy racionales científicos.

La disputa es realmente entre pesos pesados de las economías productivas, multinacionales (si, Monsanto, eso es contigo), que se ufanan de haber desarrollado panaceas cultivables, promovidos sobre la base de reivindicaciones ambiciosas, que son seguros para comer, ambientalmente beneficiosos, aumentan el rendimiento, reducen la dependencia de los plaguicidas, y su uso puede ayudar a resolver el hambre mundial, lo que solucionaría los problemas de hambruna del mundo, y lo único que habría que hacer es comprarles sus productos. Argumentos muy positivos y de resultados muy deseables, algunos altamente altruistas, con una publicidad que suena prometedora, algo que hay que conceder. Pero siempre han rechazado todos los resultados sobre investigaciones que les son contrarios, alegando que los argumentos y pruebas realizadas se descartan porque “no son estadísticamente significativos” o que “sus muestras no resultan biológicamente relevantes”.

Por el otro lado, están los muy vilipendiados activistas que se manifiestan en contra de su uso, con argumentos como que los GMO’s son fabricados en laboratorios, empleando tecnologías diferentes a las empleadas naturalmente, por lo que conllevan riesgos distintos de los alimentos no modificados; pueden ser tóxicos, alergenos o menos nutritivos que sus contrapartes naturales; no se regulan adecuadamente; no incrementan el potencial de las cosechas; no reducen, y por el contrario, incrementan el uso de pesticidas, lo que compromete la calidad de los suelos, incrementando la susceptibilidad de los cultivos. Por lo que obviamente no ayudan a solucionar el problema de hambruna mundial, distrayendo de sus verdaderas causas, como la pobreza extrema y las restricciones para el acceso a las cadenas productivas y a los espacios para cultivos.

Por eso es interesante que aparezcan informes de verdadero peso científico, como la iniciativa de un equipo de ingenieros genéticos independientes, quienes creen que hay buenas razones científicas para la cautela de los alimentos y cultivos transgénicos, mas interesante aun porque en este caso no proviene de los activistas.

El informe “Mitos y Verdades de los GMOS”, realizado por Michael Antoniou, Robinson Claire y John Fagan, es un examen basado en la evidencia de las alegaciones formuladas contra los cultivos genéticamente modificados, con más de 600 citas, muchas de ellas hechas por pares científicos, y otras que corresponden a los informes de científicos, médicos, organismos gubernamentales, la misma industria e incluso reportes de los medios de comunicación en las diferentes regiones donde se patrocina su uso.  Tambien esta acompañado de un reportaje y analisis, muy generoso con los autores, que si se dejaron entrevistar (imagino que Monsanto no queria dejarse ver)

Dentro de las conclusiones del informe, creo que todo puede reducirse a que muchos de los alegatos hechos por los muy emocionales activistas, no son argumentos tan alejados de la realidad, la ingeniería genética aplicada en los cultivos, tal y como se practica hoy en día, es una tecnología cruda, imprecisa, y pasado de moda. Puede crear de manera incidental (no pensemos en conspiraciones mundiales que busquen intencionalmente crear este tipo de problemas) toxinas o alergenos en los alimentos, afectando a su valor nutricional. Los avances recientes apuntan a mejores formas de utilizar el conocimiento para mejorar los cultivos, que no impliquen el uso de GMO’s, el 75% de todos los cultivos transgénicos están diseñados para tolerar los herbicidas, lo que ha llevado a la propagación de supermalezas resistentes a los herbicidas, por lo que la exposición a estos químicos aumentó de forma masiva en los agricultores y las comunidades en general. Los cultivos transgénicos, entre ellos algunos que ya están en nuestros alimentos y el suministro de alimentos para animales, han mostrado claros signos de toxicidad en los ensayos de alimentación animal, en particular alteraciones en la función hepática y renal y la respuesta inmune. Los estudios epidemiológicos sugieren un vínculo entre el uso de herbicidas y los defectos congénitos y cáncer. Además, los estudios muestran que estos cultivos tienen efectos nocivos en animales de laboratorio, en pruebas de alimentación y en el medio ambiente durante el cultivo. Su uso ha aumentado el uso de pesticidas sin haber logrado aumentar los rendimientos.

Después de leer el informe técnico y algunos artículos y opiniones encontradas sobre el tema, creo que lo que se necesitaba era una recopilación de la evidencia que se refiere a la tecnología desde un punto de vista científico, mas cuando esta evidencia apunta a que la industria de los transgénicos está tratando de cambiar las fuentes del suministro de alimentos con mecanismos de gran alcance, esfuerzos que resultan potencialmente peligrosos.

Estos hallazgos fundamentalmente son contrarios al cuento ampliamente divulgado incluso en funcionarios gubernamentales (si, el cuentecito ese de la confianza inversionista y los beneficios ofrecidos en TLC’s) sobre la utilidad y seguridad del uso de los cultivos transgénicos, pues una de las conclusiones del informe es concluye, hay mecanismos más seguros y alternativas mas eficaces a las necesidades de alimentos del mundo, pero la industria utiliza su influencia para bloquear investigaciones de este tipo. En este punto soy un convencido que una de las mejores maneras de prevenir esta tendencia, es la ampliación y divulgación de la información, asegurando el control de nuestros sistemas alimentarios, así como las semillas de los cultivos.

Related Posts

  • Entramos en Deficit EcologicoEntramos en Deficit Ecologico (1)
    Hoy, miércoles 22 de Agosto, la humanidad agota su presupuesto ecológico anual para 2012 y entra en déficit ecológico según últimos datos de la Global Footprint Network y la NEF (New Economics Foun...
  • Las Manifestaciones Modernas y su Poder SubjetivoLas Manifestaciones Modernas y su Poder Subjetivo (2)
    El dinero, siempre que algo de gran nivel pase, siempre que los intereses de diferentes sectores "armonicen" entre si, lo que debe hacerse es seguir el rastro del dinero, porque esahí donde estalo ...
  • Pensamientos desde el TronoPensamientos desde el Trono (1)
    Los espacios de tiempo muerto son grandes oportunidades para pensar, a veces se logra desarrollar temas interesantes, en otras oportunidades solo logras ocupar tu mente en banalidades, y claro, la ...

Deja un comentario